Cambiar el lenguaje de una organización puede producir grandes cambios en su cultura. Hacer que la gente se replantee el modo en que se comunica les lleva a examinar su comportamiento en general: sus relaciones e interacciones con sus colegas y clientes.