Una organización, empresa, o marca debe diferenciarse de sus competidores. Actualmente, la diferenciación visual está muy desarrollada: todos conocemos los logos de Apple, Nike, o Coca-Cola. Pero muy pocas organizaciones y marcas hablan y escriben de modo distintivo.